La febril belleza que traslucen las fotografías de Fran Beaufrand (Entrevista) / Por @GrisArvelaez

Artículo publicado en la Revista Habitat Plus. El 11.11.2016 en Caracas, Venezuelafb

Las fotografías de Fran Beaufrand tienen una particularidad llamativa, que nace de forma natural cual rostro hermoso semiescondido tras un velo de seda, las bocanadas de aire de belleza extraídas de lo humano y de los paisajes. Sus fotos solicitan un derecho de admisión: son la fuerza del color, la potencia del accesorio, la imponente postura de los cuerpos, la textura de una escenografía o de un maquillaje que, como la acción de las imprimaturas usadas en las pinturas barrocas y renacentistas, logran resaltar lo bello de un cuerpo y captar la tenacidad del gesto, así como la presencia del momento. La mirada que logra tal trabajo, y que queda develada en imagen, permite leer la sospecha de la originalidad intuitiva del artista.

− Conocemos tu larga trayectoria, desde haber estudiado Artes en la UCV, tus caminos vividos en Nueva York, trabajando con diseñadores venezolanos, etc., ¿aún subsiste en ti ese niño que gustaba y se deleitaba viendo las revistas de modas de su madre?

− Esa curiosidad de niño inquieto nunca se ha perdido. Sigo emocionándome con el mismo interés en las cosas que me atraen. Miro descubriendo permanentemente la belleza en lo cotidiano, deslumbrándome con las cosas más sencillas y también las más complejas: el espectro de intereses ha aumentado y todo enriquece mi visión y mi trabajo. Mi recorrido por tantas ciudades, por distintos motivos, ha permitido que mi ojo viaje y mi curiosidad aumente sin parar. ¡Soy un “voyeur” en el buen sentido!

− ¿Hoy puedes hablarnos de influencias artísticas en tus fotografías?

− Mis influencias son variadas, pero en su mayoría vienen del campo del arte e incluyen a fotógrafos y pintores de distintas épocas. Algunos fotógrafos han sido mis maestros a través de los libros, como Richard Avedon (el padre de la fotografía de la moda) hasta Steven Meisel, pasando por Irving Penn, Peter Lindbergh, David LaChapelle, y también fotógrafos venezolanos como Alfredo Boulton, que cambiaron la historia con su estética y su visión.

En el campo de la pintura me fascina la composición y la luz de John Singer Sargent, así como los maestros holandeses y los flamencos por el tratamiento de la iluminación, pero no puedo dejar de lado mi atracción por la irreverencia de Andy Warhol. En mi mente hay un “collage” de influencias enriquecidas por el recorrido de la vida, donde la forma de construir imágenes y la aproximación a los temas tiene un hilo conductor con muchas ramificaciones diferentes, y lo documental, el artificio y lo conceptual tienen cabida.

− ¿Sigue habiendo un mercado de la moda en  nuestro país? ¿La actual situación ha generado suturas en lo que respecta a un “mass media” fotográfico?

− En nuestro país hubo un mercado importante para la moda, y esa industria floreció en décadas pasadas dando trabajo a muchos venezolanos, donde cantidad de marcas y diseñadores se abrieron camino; se amplió el mercado, surgieron múltiples propuestas y nuestras referencias importantes con los nombres que hicieron historia. Yo aparecí como resultado de ese gran momento. Pero esta escena cambió, lamentablemente, y la situación del país apagó las grandes posibilidades que teníamos. Muchos talentos emigraron, las empresa cerraron o se redujeron, y somos pocos los que sobrevivimos en este contexto.

− Al trabajar intensamente para el mercado de masas, ¿cómo logras deslastrarte de los estereotipos? ¿Cómo surge ese momento que hace de tu foto una obra única, no clasificable?

− En mi carrera, como la de muchos fotógrafos, trabajar comercialmente implica entender que el mercado y el cliente muchas veces se inclinan por lo conocido, lo establecido y no corren riesgos, pero se trata de unir ideas en pro de un proyecto donde ambos debemos confiar en el otro. Como profesional asesoro a mi cliente y trato de llevarlo hacia el terreno de mi estética, que está forjada con criterio propio y amplia experiencia, de forma tal que el resultado funcione para ambos y, al final, la imagen se deslastre de los estereotipos y se destaque con originalidad.

− En tu fotografía hay varias facetas (moda, publicidad, entre otras) ¿qué parte de tu obra consideras que nos acerca al Fran Beaufrand más personal, más íntimo?

− Mi carrera profesional se mueve desde hace décadas entre la publicidad y la moda, pero es en la moda donde siento que me expreso con más libertad y es donde se siente mi sello con más autoría. Allí están las claves de mi estética, la esencia de mí, el discurso: mi visión personal sobre la moda. Siento que es allí donde está mi aporte a la historia que logré construir en mi país.

MAS DETALLES SOBRE FRAN:

Fran Beaufrand nació en Maracaibo, en 1960. Su formación luce títulos de diversas escuelas de artes, entre ellas la Cristóbal Rojas y la Escuela de Artes de la UCV. Ha dictado cursos y talleres, conforme ha realizado exposiciones en las esferas nacional e internacional. Su vida ha transcurrido en muchos lugares, pero sobre todo en New York y Caracas. Hoy Beaufrand es uno de los fotógrafos venezolanos más reconocidos en diversos espacios de arte y moda en distintos países.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s